13:51

ESCOGIDOS PARA SALVACION

Una doctrina que ha causado muchas veces confusión es la doctrina de la predestinación por no entenderse las aparentes contradicciones, pero es de mucha edificación y aliento al comprender el gran amor que nos ha tenido el Señor por cuanto nos llamo no porque nosotros fuésemos algo, sino por su pura misericordia, nos miro, nos llamo, nos justifico por medio de su amado Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como dice el Apóstol Pablo “según el puro afecto de su voluntad, con el cual nos hizo acepto en el amado” (Ef.1:5y6) Esta doctrina iremos estudiando en las escrituras y con la ayuda de Nuestro Señor Jesucristo ir dilucidando.





Comenzaremos leyendo Rm. 8:29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Predestinó se traduce de la palabra griega: (proorivzw, 4309), (, por anticipado; determinar; cf. DETERMINAR, Nº 3), denota determinar por anticipado, ordenar por adelantado, «había antes determinado» (Hch 4.28); «predestinó» (Ro 8.29,30; 1 Co 2.7); Ef 1.5: «habiéndonos predestinado»; v. 11: «habiendo sido predestinados». Véase DETERMINAR, Nº 4.¶

Notas: (1) Este verbo debe ser distinguido de , conocer con antelación. Este último se refiere especialmente a las personas conocidas por Dios con antelación; se refiere especialmente a aquello a lo que son predestinados los objetos de su conocimiento anticipado. (Diccionario de Vine)

Entendiendo esto, que Dios determino en una forma anticipada. Se pueden hacer muchas preguntas que son válidas como: ¿no todos son escogidos? ¿En base a que se escoge a un hombre? ¿Los escogidos se pueden perder? Y así hay muchas preguntas que trataremos de ir respondiendo. Debo decir que hay muchos que abogan en contra de esta doctrina, teniendo claro que son hermanos sinceros que aman al Señor, pero no aceptan esta doctrina por parecer aparentemente discriminatorias y anti bíblicas.

El pasaje señalado nos esta indicando que con antelación el había determinado que seriamos sus hijos y tuviéramos parte en esta salvación para ser semejante a su Hijo el cual sea el primogénito entre ellos. Una forma que se presenta es la diferencia entre el libre albedrio y la elección de Dios, o pongámoslo de esta manera: elección versus libre albedrio.

La defensa que se ase del libre albedrio es que el hombre es el que escoge aceptar o rechazar el llamado de Dios por medio de Jesucristo y se mencionan pasajes como Jn. 3:16 que dice: Por que de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Entendiendo que es la persona la que tiene que tomar una decisión de creer o no y así tener vida eterna, y se tiene toda la razón, que el hombre tiene la faculta de escoger y lo hizo, solo que su elección no fue la mas acertada, como podemos ver en Jn.3:19 como sigue: Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. En este pasaje cave señalar si cuando habla de los hombres esta hablando de algunos hombres o de todos los hombres. Para dar respuesta tenemos que ver otro pasaje que es decidor, en Rm.3:9-18 ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. 10Como está escrito:

No hay justo, ni aun uno;

11 No hay quien entienda,

No hay quien busque a Dios.

12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;

No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

13 Sepulcro abierto es su garganta;

Con su lengua engañan.

Veneno de áspides hay debajo de sus labios;

14 Su boca está llena de maldición y de amargura.

15 Sus pies se apresuran para derramar sangre;

16 Quebranto y desventura hay en sus caminos;

17 Y no conocieron camino de paz.

18 No hay temor de Dios delante de sus ojos. De acuerdo a ese texto podemos ver que Juan 3:19 se refiere a todos los hombres y no a algunos. Todos amaron mas las tinieblas que la luz, se confirma en Rm. 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, es decir cuando dice todos es todos. Entonces tenemos que el libre albedrio del hombre no se vulnera sino que se respeta, pero en vez de aprovechar esa oportunidad, fue desechada alejándose de la posibilidad que Dios estaba dando para ser salvo. El Señor en su soberanía y omnisciencia, sabiendo que el hombre iba a escoger hacer lo malo y que escogería las tinieblas antes que la luz, entonces El escogió según el puro afecto de su voluntad a unos para salvación. Podemos decir que engrandeció su misericordia porque el hombre desprecio a su Hijo el cual se entrego así mismo, mas el podría desechar a todos y seria lo justo, pero el miro con misericordia a los que El quiso y los ordeno para vida, para que fuesen a la imagen de su Hijo y el fuese el primogénito entre ellos.

A continuación menciono unos versículos del evangelio de Juan 6 que nos habla de la soberanía de Dios y que por su voluntad y solo por su voluntad determina unos para vida por medio de la fe en Jesucristo, no por merito del hombre o cosa buena que el haya hecho, considerando Is.64 que dice: 6Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento. 7Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades, Ahora bien que podemos decir en defensa de nuestras buenas acciones, si el Soberano de las naciones ve nuestros mejores esfuerzos de justicia como trapos de inmundicia, entonces podemos decir: en los pecados hemos perseverado por largo tiempo; ¿podremos acaso ser salvos? (Is.64:5).Si, podemos, bendito sea el padre de nuestro Señor Jesucristo que nos a dado salvación.

Consideremos ahora estos versículos:

37Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

38Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. 39Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.

40Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

44Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.

47De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.

65Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.

Estos versículos nos confirman una doctrina consoladora, alentadora que nos llena de esperanza, el saber que estamos llamados por el Señor. (Cuantas veces nos sentimos angustiados reconociendo que no valimos nada y es verdad, pero Dios nos ama y nos da esta salvación tan grande) Por eso entendemos que el propósito de Dios es que nos acerquemos a su Hijo, Fil 2:13 dice: porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. Y a la vez nos dice en Ef. 2: 8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9no por obras, para que nadie se gloríe. La fe es un don de Dios, es decir la fe que tenemos es porque Dios la puso en nosotros, pues de no ser así no creeríamos. A la vez nos da seguridad porque no depende de nosotros, sino del Señor Jesucristo, como dice el versículo 39 de Juan que la voluntad del Padre es que no pierda nada de cuanto le de, es decir todos aquellos que están ordenados para vida es responsabilidad del Señor Jesucristo que todos se salven y los resucite en el día postrero.

Un pasaje muy fuerte para algunos pero lleno de misericordia que expresa hacia los que hemos alcanzado su amor que no merecíamos es en Rm. 9

11(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), 12se le dijo: El mayor servirá al menor. 13Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.

14¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. 15Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. 16Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. 17Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. 18De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.

19Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? 20Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: Por qué me has hecho así? 21¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? 22¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, 23y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria,

En realidad no necesita mucha explicación el pasaje que muestra la soberanía del Señor, en que se aprecia el propósito de Dios tanto para unos como para otros.

33¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 34Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? 35¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? 36Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. Acá en Rm.11 podemos ver como alaba el apóstol al Señor por su sabiduría para ejecutar sus juicios. El que muchas veces no lo entendamos no cambia en nada las cosas. Nosotros deberíamos unirnos al apóstol alabando y glorificando su nombre por que nos ha hecho participe de una salvación tan grande.

Si nosotros hemos creído es por la misericordia del Señor que puso en estos vasos de barro este tesoro de la fe que nos lleva hasta alcanzar la salvación. Vuelvo a decir que es una doctrina consoladora, cuantas veces nos encontramos que nosotros no somos nada y que nada de lo que pudiésemos hacer nos serviría para lograr por nosotros mismos un logro, ni siquiera uno con el cual podamos acercarnos a Dios, cuan vana resulta cualquier esfuerzo, cualquier intención, seria presuntuoso de nuestra parte el siquiera pensarlo, mas nos gozamos y alabamos al Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo por su gran amor con que nos miro y nos dio esta gran salvación solo por gracia, solo por amor, solo por misericordia, aleluya amen.

Hno. Félix Moraga Zamora

Comments (3)

Qué bueno es saber que, aunque pocos, hay otros hermanos a los cuales el Señor se ha manifestado.

Mi saludo caluroso, a quién sí puedo llamar hermano.

Fernando Soulodre T.

Gracias hermano y muchas bendiciones

Que Dios te de mucha y mas sabiduría, de la que puedas entender y comprender. en el nombre de Jesús.
Te amo mi hermano.

De: Nerio Ferrer. Venezuela; Estado: Zulia. Villa del R.